Lo más FREAK de la tierra: artitas, escritores, pintores que han cambiado el mundo.
medios_de_comunicacion.jpg_1718483346

EMPRENDEDOR OBSEQUIARA CON “SABER DE RIOJA, SABOR DE RIOJA, A LOS PROFESIONALES DE LOS MEDIOS DE COMUNICACION

CON MOTIVO DE LA CELEBRACION DEL DIA DEL LIBRO, 23 DE ABRIL

Un 23 de abril fallecieron dos genios de las letras universales; Shakespeare y Cervantes. Por ello, en esa fecha se celebra cada año el día del libro con diferentes redtube eventos y actividades que tratan de divulgar las bondades de la lectura.

Bodegas y Vinos Emprendedor iniciará la distribución de su libro ”Saber de Rioja, Sabor de Rioja”, coincidiendo con la celebración del “Día Internacional del Libro”. Con esta publicación de la que se han editado rubias19 5.000 ejemplares, la joven empresa contribuye a divulgar la Cultura del Vino de esta región, actividad que complementa con cursos de cata y catas comentadas, visitas youjizz enoturísticas y la realización de eventos empresariales en un entorno vitivinícola de excepción.

Para promocionar su lectura, Emprendedor obsequiará con esta obra a los profesionales de los medios de comunicación que la soliciten por correo electrónico: editorial@emprendedor.es indicando su nombre, dirección postal y medio al que representa.

espejo-ojo-de-buey

Una mascara, nunca un espejo

Revolotea en mi mente el recuerdo de un pasaje del libro Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, que ha permanecido vívidamente grabado en mi memoria durante años, y en el que el protagonista, que ya ha empezado a dudar de su trabajo como quemador de libros, recibe en su casa la visita de su jefe, que justifica lo necesario de su tarea en una sociedad porno donde el ideario colectivo está dominado por los medios audiovisuales, con un discurso en el que transmite el siguiente mensaje: “Lo que se debe hacer es abrumar a la población con tal cantidad de información que piensen que realmente se les muestra un reflejo de lo que es el mundo, pero información inútil, que no sea sino una máscara de la realidad”. Tal mensaje me puso la piel de gallina, ya que lo sentí mucho más próximo de lo que cabría esperar de una novela de ciencia-ficción fantasiosa (quema de libros aparte… pero se podría añadir aquí aquello de que un libro no existe si no es leído), pues es algo que se puede constatar fácilmente con sólo echar una ojeada a los medios de comunicación: desde diarios, revistas, emisoras de radio, pero sobre todo desde la tan odiada por unos como adorada por otros televisión, se nos bombardea continuamente con ingentes cantidades de información que parece expresamente creada con el fin de abatirnos. Supongo, aunque no lo apruebo, que lo más fácil para cualquiera que no le importe dejar morir su capacidad de crítica será dejarse llevar y asimilar los mensajes que desde los medios se nos envían como si éstos compusieran el orden natural de las cosas. Sin embargo el porno, hay algo en mi interior que se remueve y se rebela, negándose a aceptarlo. Personalmente, no puedo evitar sentirme molesta y a veces incluso irritada cuando en algún momento del día se presenta ante mi vista o mis oídos algún fragmento de la abundantísima basura audiovisual. ¿Por qué? No es ya el hecho de que como esa información no me aporta nada no me interesa en absoluto, pero como soy consciente del riesgo de caer en el simplismo que esta afirmación puede implicar de rechazar de plano todo aquello que no capte mi atención, debo aclarar que no estoy generalizando: es que más allá de la comodidad y el ahorro de esfuerzo mental que supone el no cuestionar nada no alcanzo a entender qué pueden tener de atrayente los avatares de los seres que pululan por el mundillo del papel couché, la vida y obra de los participantes de un concurso de televisión, los fichajes de los megaclubes de fútbol, las más que pegadizas pegajosas cancioncillas prefabricadas de las estrellas musicales de la temporada, cómo hay que ir vestido o qué debe gustarle a quien no quiere quedar marginado socialmente, etc. Hay una larga lista de muestras de esa información que para mí no es más que ruido. Como ser social que soy dada mi condición humana, al entrar en contacto con los demás no puedo evitar enterarme en algún momento de cosas que hubiera preferido no saber, pero puedo evitarlo en el modo en que me acerco a los medios. Tengo capacidad de elección y la posibilidad de ponerla en xvideos en cuanto a la información que no quiero recibir, ¿por qué no hacerlo? No obstante, esta postura lleva aparejada consigo un bagaje incómodo: la certeza de que hay algo más allá de de tanta vacuidad, lo que despierta el deseo de saber qué es, lo que hace más enojoso el no poder vislumbrarlo aún, lo cual aumenta el ansia de saber qué es… Aún no lo sé, pero sé que es (no el “qué”), y por tanto me incomoda. ¿Es por el interés de ciertos sectores del poder de que no nos preocupemos más que de una realidad ficticia y no de la auténtica? ¿Para que veamos solamente la máscara y no se nos quiera permitir disponer ni tan siquiera de un espejo?

Anónimo.

rugby_2

El Rugby está cambiando el deporte en Francia

Se llaman Vincent Clerc, Damien Traille, Nicolas Jeanjean, Aurélien Rougerie, Imanol Harinordoquy, Frédéric Michalak, Clément Poitrenaud, Cédric Heymans o Dimitri Yachvili. Son menores de 25 años, tienen talento, son humildes y ambiciosos. En vísperas de la Copa del Mundo, que tendrá lugar en Australia, del 10 de octubre al 22 de noviembre de 2003, estos jóvenes guerreros de Ovalia simbolizan el futuro del XV de France.

Con la llegada de una nueva ola de jóvenes, el equipo de Francia de rugby se ha hecho un lifting. La generación de Abdelatif Benazzi, emblemático segunda línea de toda una época, ha cedido su puesto desde hace dos años. Se fueron las estrellas de la Copa del Mundo de 1999: Christophe Lamaison, Richard Dourthe, Christophe Dominici, Frank Tournaire y Marc Liévremont. La llegada sucesiva de jugadores menores de 25 años, ha precipitado el renacimiento del rugby tricolor y la edad media de los jugadores del xvideos de France ha disminuido considerablemente. Pero no su valor. Hasta 2001, la espina dorsal de la selección nacional la constituían los titulares del Stade de France, el antiguo club del entrenador nacional Bernard Laporte. Actualmente, la selección nacional esta estructurada con jóvenes del Stade de Toulouse.

Pero para apreciar en importancia de estos cambios es necesario remontar el tiempo. Todo cambió tras la derrota del Stade de France frente al País de Gales (35-43) en el Torneo de las Seis Naciones de 2001. En aquel momento, sonó la señal de alarma del grupo que había llegado a la final de la Copa del Mundo en 1999 y ganado frente a los All-Blacks, en  Marsella en 2002. “A los veteranos empezaba a faltarles algo esencial, las ganas de superarse”, señalaba Bernard Laporte, en noviembre de 2002, en las columnas de Equipe Magazine “Aunque el grupo hubiese seguido ganando habría habido cambios, pero menos abruptos”.

El entrenador no miente. Algunos meses después, en junio de 2001, Francia se enfrentaba con los Springboks en Johanesburgo. En el equipo figuraban Nicolas Jeanjean, Yannick Jauzion, Sébastien Chabal y Elvis Vermeulen, jóvenes de veintitrés años que vivían su inexperiencia internacional sin complejos. El partido empezó como una pesadilla puesto que los surafricanos marcaron un tanto a los 15 segundos de juego. Pero los cuatro nuevos no se dieron por vencidos y demostraron que habían comprendido la significación deportiva de la entrega personal. Finalmente, Francia ganó (32-23).

El reto de la Copa del Mundo de 2003

La voluntad de rejuvenecer las tropas y correr riesgos se convirtieron entonces en el credo de Bernard Laporte. La consecuencia fue que abrió su equipó a otras promesas del campeonato francés. Progresivamente entre 2001 y 2003, Clément Poitrenaud, Nicolas Jeanjean, Cédric Heymans, Vincent Clerc y Frédéric Michalak (Stade de Toulouse), Damien Traille e Imanol Harinordoquy (Pau), Arélien Rougerie (Montferrand) y Dimitri Yachvili (Biarritz) se hicieron un hueco en el XV de France y se integraron a los “veteranos” encabezados por el capitan Fabien Galthié.

“Me impresionó la capacidad de Imanol Harinordoquy para fundirse en el grupo” señalaba recientemente Olivier Brouzet, segundo línea internacional desde hace diez años. “Aporta una gran competencia al juego” Otro detalle: la nueva ola de jugadores sabe diversificar sus centros de interés. “No hablan de rugby fuera de los entrenamientos sino que prefieren jugar a la Playstation y al ping-pong”, añade admirativo Bernard Laporte. “Son profesionales, el rugby lo viven en el estadio y no les gusta que se les perturbe con eternas discusiones. Sin embargo, en cuanto se les explican dos o tres puntos esenciales en contexto y se organiza el juego de manera más compleja, lo entienden enseguida. No es necesario estar detrás de ellos para verificar si han asimilado bien las consignas…”

El equipo de Francia fortalecido aborda la Copa del Mundo de Australia con esperanzas, entusiasmo y sin preocupación. A pesar de que los resultados del Torneo de las Seis Naciones de 2003 no han estado a la altura de las esperanzas –Francia terminó en tercer lugar, detrás de Inglaterra e Irlanda–, el xxx de France, paradójicamente se identifica con el pasado. En 1999 antes de llegar a la final del Mundial, los franceses habían realizado un tornero execrable. La comparación con 2003 es ejemplar. Pero, formados en secciones “deporte-estudios” y promovidos por Bernard Laporte, los jovencitos del rugby francés eran en su mayoría júniores en 1999 y vivieron la Copa del Mundo frente al televisor. No han conocido jamás el amateurismo de antaño ni el chovinismo que durante mucho tiempo caracterizó este deporte.

“Para ellos el rugby es un oficio” confirma Jo Maso, el manager del equipo de Francia. “Pero consiguen pasárselo bien trabajando mucho.” La nueva generación, atrevida y con mucho talento quiere dejar su huella en el rugby mundial “Mi sueño era llevar un día el traje del equipo de Francia, murmura el defensa de Pau Daniel Traille. Ya lo conseguí. Ahora los jóvenes como yo han de mostrar el ejemplo y tirar del equipo de Francia para arriba”. A finales de abril de 2003, la selección nacional de menores de 19 años, consiguió el tercer puesto del mundial organizado en la región parisiense tras perder la semifinal (20-15) frente a África del Sur. El relevo está ahí. Cuidado, en rugby una nueva generación puede ocultar a otra.

big.113261999

La metamorfosis del escritor

En Francia, No sólo Michel Houellebecq desempolva la literatura. Estos últimos años ha ido emergiendo en poesía una nueva generación de escritores con técnicas de escritura inéditas, puesto que es en este ámbito donde están practicando las experiencias más extremas en cuanto a innovaciones lingüísticas. Claro que, cuando se observan las manipulaciones de sus textos, uno se pregunta si la palabra “poesía” no ha envejecido. Pero ¿cuál es la diferencia entre esta joven vanguardia y la de los años 1960-1970? Se trata esencialmente de la voluntad de rechazar una filiación única y puramente porno. Resultado: los OLNI, “Objetos Libros No Identificados”. O mejor dicho, no identificables, según los únicos criterios académicos, puesto que han sido escritos por autores deseosos de utilizar los métodos de otras artes y los recursos de las nuevas tecnologías (muestrario, colaje, montaje, sampling, reciclaje). La única obligación siendo que el texto sea legible. Encontramos a la cabeza de estos OLNI a una generación de escritores mutantes.

La generación de 1960 y posmodernas, hijos del rock y de la New-wave, impregnados de arte contemporáneo y música tecno, entremetidos sabios e ingenuos, son artísticamente polivalentes, todos exploran una conciencia aguda del mundo y de su época con los instrumentos que éste les brinda. Sin hacer tabla rasa de la herencia de las vanguardias de 1960 y 1970, y sin provocar un super ego literario apabullante, porque la lengua legada al Panteón de la Escritura es una lengua muerta, cada uno parece aprovechar simplemente la puerta abierta por sus predecesores, como si la modernidad se hubiera convertido en una galería que ofreciera todo tipo de nuevas formas-útiles que el escritor puede utilizar para aprehender el universo.

La tecnología, un nuevo vector de la poesía

Nathalie Quintane conocida como “poetisa”, graba vídeos xxx –un trabajo que no disocia de la escritura. Desde su primer libro, Remarques [Observaciones] hasta el recien nacido, Quasi-Monténégrins [casi-Monténégrins], Nathalie Quintane se dedica a multiplicar los ángulos de enfoque para captar lo real en su globalidad. Pormenores falsamente ingenuos, detalles nimios, Quintane trabaja en la negación absoluta de una eventual nobleza, de un tema en literatura: todo se presta a la escritura.

En un principio videasta, Valérie Mréjen se ha destacado en literatura con dos libros: Mon grand-père [Mi abuelo] y L’agrume [el Cítrico], compuestos por bloques de textos cortos como si fueran sainetes o anécdotas. Igual que Nathalie Quintane, graba vídeos al mismo tiempo que escribe. Que se trate de películas o de libros, Valérie Mréjen trabaja de la misma manera: restituir la palabra de los demás en cortas escenas.

Jean-Charles Massera, ante todo crítico de arte y comisario de exposición, se distingue por sus textos-instalaciones, colajes de trozos de discursos oficiales, frases políticas, recortes de periódico. Su objetivo es mostrar el aspecto más cruelmente absurdo de la lengua administrativa. La finalidad es exponer lo que manipula insidiosamente, producir espacios de respiración crítica.

En este gesto político, el denominador común de estos escritores sigue siendo la lengua y su temática. A base de cortes o de escritura mínima, de seudo-ingenuidad o de observaciones falsamente absurdas, los OLNI cuestionan la tradición literaria de una lengua propia del autor.

Patrick Bouvet, por su parte, la saca de los medios de comunicación. Porque la lengua hoy, también procede de la televisión y de la publicidad y el escritor está impregnado como cualquiera. Con los libros In situ, Shot y Direct, Bouvet escribió una trilogía sobre los medios de comunicación: libros organizados en cortos bloques de poesía repetitiva, piés de fotos o imágenes mezcladas, y como antes había creado un grupo de porno rock, cada una de sus lecturas-creación ha sido acunada con música electrónica.