DOS PLACERES RUTINARIOS

DOS PLACERES RUTINARIOS

CINÉFILO / LAS PISTAS


CINÉFILO es una revista de crítica de cine que ya va por sunúmero 23. Las Pistas es un sitio web de crítica de cine que existe desde el 2015. Los primeros tienen base en Córdoba, los segundos en Buenos Aires. Hemos intercambiado integrantes, textos, ideas y, sobre todo, películas. Nos une el mismo sentimiento de que el cine es siempre una cosa cambiante, tal vez hasta misteriosa y que la crítica, esa otra cosa que tenemos en común, puede llegar a ser una herramienta fundamental para pensar las películas y, de paso, el mundo. Las películas que aquí programamos en un esfuerzo conjunto se presentan como retratos de dos mundos ya prácticamente extintos. Uno de ellos, tiene como centro a la figura de un director que es filmado por otro director. El otro, pone el foco en los hábitos y costumbres de la cinefilia porteña a fines de la década del 80. De las dos nos interesa que sirven, como pocas películas lo hacen, para poner en imágenes el desafío que implica hacer cine con las pasiones de otros. Porque, en definitiva, ¿cómo se hace para poner en escena el magnetismo de un artista, su magia, sus enigmas? Y también: ¿cómo se puede filmar una obsesión como es, en este caso, la que implica el cine? Quizás, y esto es tan solo una respuesta de tantas, para hacer una cosa se necesite de lo otro. Y así, estas dos películas se retroalimentan mutuamente y terminan siendo una el reflejo de la otra. Dos formas, por qué no, de hacer crítica de cine con el cine mismo, con sus materiales, con sus componentes y con sus efectos. Esa es la crítica que nos gusta hacer. Esas son las películas que nos gusta ver.

logo-cinefilocropped-las_pistas_be

BIETTE Pierre Leon | Francia, 2011 — 109' La película firmada por Pierre Léon sobre Jean-Claude Biette podría tener tantas críticas como espectadores, pues cada espectador tendrá su Biette. De forma misteriosa, la película recorre como si fuera un hilo la existencia de Biette, al tiempo que retrata a un hombre cuya vida parecía estar organizada como los cajones de un armario: puedes ir viendo lo que hay en ellos uno por uno, pero jamás podrás tener todos abiertos a la vez y ver lo que hay. Mi Biette particular no puede sino ser subjetiva hasta las trancas, propia de alguien que sufrió una transformación en su relación con el cine y en sus ganas de hacer cine al descubrir las películas de Jean-Claude Biette y al leer sus textos críticos en Cahiers du Cinéma y en Trafic. La emoción no puede ser la misma, sobre todo porque Biette es una película de «pasante», de un pasante que es Léon. Una película que asume plenamente su sujeto, cosa rara hoy en día, y ese sujeto es Biette. Pierre Léon aparece cuando debe y se va cuando no se le necesita. Sencillamente, enseña cosas. Y lo que descubre e incita no provoca lo mismo en quien ya conocía el grueso de su obra (y que se sulfura al descubrir aún pequeños recovecos inexplorados y quizás inalcanzables, que se emociona al descubrir a la persona tras esa obra tan querida) que en quien la desconoce y se acerca a ella con virginal curiosidad. FERNANDO GANZO, Superbiette. Artículo publicado en Revista Lumière

Proyecciones Screenings

//Jueves 19 18:15 hs. 
Sala Polivalente - Pasaje Dardo Rocha
 

CINÉFILOS A LA INTEMPERIE Carlos O. García & Alfredo Slavutzky | Argentina, 1989-2005 — 94'  Además de ser un documento de época esencial, Cinéfilos a la intemperie tiene una serie de actores que son un lujo: Adolfo Aristarain (que es capaz de diseccionar a Ford y a Hawks con la misma lucidez con las que arma sus propias ficciones), Rodrigo Tarruella, Edgardo Cozarinsky, Jorge Acha, Jorge García, Sergio Wolf, Edgardo Chibán, Roberto Pagés. Entre ellos hablan sobre qué significa ser cinéfilo o, más específicamente, ser la última generación que vio los clásicos en un cine viejo, a la tarde, casi siempre de manera ilegal. Hay algo que se desprende de sus experiencias y es la sensación de que el cine era algo más vital. O al menos implicaba salir a la calle, encontrarse con amigos y tener en cuenta al entorno de la proyección, todos avatares que desaparecen con los servicios de streaming y la cinefilia hogareña. La película funciona menos como celebración que como réquiem, a los cines transformados en iglesias evangelistas y a una manera de vivir el cine que casi hace casi treinta años se estaba acabando y ahora mutó de manera definitiva. Si bien como buenos cinéfilos no parecen relacionarse de manera muy sana con sus propios sentimientos, es palpable cierta resignación respecto del futuro. Tienen razón: los noventas se llevaron los grandes cines y la última posibilidad de vivir el cine como comunidad (al menos como comunidad real, concreta, y no virtual). LAUTARO GARCÍA CANDELA

Proyecciones Screenings

//Viernes 20 18:15 hs. 
Sala Polivalente - Pasaje Dardo Rocha
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr